Lu Jong

El Lu Jong Yoga es una práctica ancestral tibetana procedente de las tradiciones Tantrayana y Bön.Esta serie de movimientos, desarrollados con el propósito de sanarse a uno mismo, libera bloqueos a nivel físico, mental y energético. Esto nos permite apoyar los procesos curativos, transformar las emociones negativas e incrementar nuestra energía.

El Lu Jong Yoga tiene su origen en la Medicina Tibetana. Mediante la combinación de forma, movimiento y una respiración rítmica, nutrimos la espina dorsal y abrimos suavemente los canales sutiles del cuerpo. De este modo se equilibran los elementos y los humores – los componentes básicos del cuerpo – y se armonizan los sistemas corporales.

Adecuado para personas de cualquier edad y capacidad, el Lu Jong Yoga nos trae completamente al momento presente, cultiva la conciencia corporal y calma la mente. Ésta es la base de cualquier práctica espiritual. A pesar de ser muy accesible, ¡el Lu Jong puede cambiar tu vida!

Open Yoga

Todo lo que hacemos es afectado por nuestra respiración. Mente y cuerpo están relacionados intrínsecamente porque son expresiones de la misma identidad; así como la mente afecta a la respiración, ésta también afecta a la mente.

¿Por qué respirar y hacerlo bien?. Para repartir las energías vitales alrededor de nuestro cuerpo, ya que el aire es nuestra principal fuente de vida. Y es a través de la respiración como conectamos nuestro cuerpo y mente con el momento presente.

Los movimientos de Open Yoga te ayudarán integrar en tu vida cotidiana tu atención hacia tu respiración, abrir la conciencia corporal, ganando flexibilidad con ejercicios básicos de suelo de Hatha Yoga desde la suavidad y calma. Muy recomendable para personas que se inician por primera vez en el ejercicio físico o la práctica del yoga. Te ayudará a corregir malas posturas y a su vez nutrirás tu mente con más conciencia en tus hábitos diarios.

Tai Chi

El Tai Chi es una forma de realizar ejercicio muy saludable y reporta beneficios evidentes en muy poco tiempo. Aunque es un ejercicio lento y suave y no es de los que acabas sin aliento, trabaja los componentes clave de la aptitud física: la fuerza muscular, la flexibilidad, el equilibrio y, en menor grado pero también, el acondicionamiento aeróbico.

Muchas formas de ejercicio someten a los hombros, las rodillas, la espalda y otras articulaciones a una tensión excesiva, no natural, por lo que terminan desarrollando problemas en las articulaciones. El Tai Chi Clásico en cambio las protege, fortalece la musculatura que ayuda a mantener las articulaciones ‘sanas’, promoviendo posturas correctas que ayudan a corregir problemas en las mismas.

El Tai Chi te enseña a soltar las articulaciones, relajar el cuerpo y modificar la postura poco a poco con el fin de evitar sobrecargas inconvenientes de las articulaciones.

Meditación

Para empezar una meditación, primero calmamos y enfocamos la mente. Por lo general, para hacerlo nos concentramos en la respiración o en un objeto. Luego, utilizamos esta atención focalizada para desarrollar un entendimiento profundo. La meta última de la meditación es el entendimiento espontáneo de la naturaleza de la mente.

Según numerosos estudios, meditar con frecuencia no solamente modifica nuestra manera de relacionarnos con el mundo que nos rodea y quienes lo habitan, también tiene efectos comprobables y positivos en nuestra química cerebral, razón por la cual aquellos que practican la meditación regularmente llevan vidas mucho más disfrutables y libres de estrés.

La vida cotidiana en una gran ciudad tiene implicaciones serias sobre nuestra salud física y emocional: las prisas, el tráfico, el estrés y todos los problemas propios de nuestra vida cotidiana, transforman nuestra vida de manera radical, no siempre positivamente.

Las clases son muy enriquecedoras y basadas en la filosofía budista tibetana nos ayuda a introducirnos moderadamente , asentando la práctica y haciendo que cada sesión sea muy beneficiosa para nuestro cuerpo, mente y espíritu.